Euskara
 
 

BAILE DE LA ERA DE ESTELLA

Una definición meramente descriptiva y aséptica nos llevaría a denominar al 'Baile de la Era de Estella' como una danza mixta y de recorrido circular, compuesta de siete piezas, diferentes entre sí, que dan a la danza carácter de suite.

Las piezas que en la actualidad componen el baile son las siguientes:

  1. Pasacalles (Introducción y Pasacalles)
  2. Cadena (Introducción, Cadena y 3/8)
  3. Fandango (Fandango y Canción)
  4. Vals
  5. Jota Vieja
  6. Boleras
  7. Pasacalles o Corrida Final

Esta danza, desde sus orígenes, se concibió para ser interpretada por una o dos gaitas y tambor, instrumentos siempre presentes en la ciudad del Ega.

Visto desde esta perspectiva, parecería que el 'Baile de la Era de Estella' no encierra, en su elaboración, complejidad ni historia. Nada más lejos de la realidad. La estructura que, en la actualidad, mantiene esta danza es el producto de un sinfín de modificaciones sufridas a lo largo de más de cien años. Modificaciones, por otra parte, naturales y no ajenas a las padecidas por otras danzas, como resultado de la adaptación al tiempo y a las modas, a los colectivos de danzaris o a la interpretación de los diferentes músicos gaiteros, por poner algunos ejemplos.


Estos motivos y otros que no enumeramos -por no ser tan trascendentales-, han hecho que el primer y documentado 'Baile de las Eras' haya padecido recortes, añadidos, cambios en el orden de ejecución de las piezas que lo integran, así como otras variaciones de diferente índole.

Para que el lector pueda hacer una composición real de lo acontecido con esta danza, referiremos, a continuación, aunque someramente, la historia que de ella nos han dejado algunos documentos escritos.

 

HISTORIA DEL BAILE DE LA ERA

El primer documento en el que se reconoce la existencia de la danza data de 1864. Se trata de una anotación interna del Ayuntamiento de Estella en la que se denuncian las inexactitudes que un periódico navarro -'La Voz de Navarra'- publica acerca del 'Baile de la Gaita' de la ciudad del Ega. Desconocemos qué ocurrió con la denuncia, pero el dato nos evidencia la existencia y extrema popularidad del baile en Estella.

 

Visita de Alfonso XIII

Hasta el año 1903 no obtendremos información alguna sobre este baile popular estellés, concretamente, hasta el día 27 de agosto del mismo año, en el que la ciudad del Ega esperaba la visita del monarca Alfonso XIII. Para la recepción, la ciudad engalanó sus calles y ofreció al rey, entre otro género de actividades, la danza más antigua de la ciudad: 'El Baile de la Era'. En este dato, recogido en un panfleto y distribuido por toda la ciudad, aparece una serie de informaciones que reflejan el carácter de la danza, su composición y estructura, los modos y maneras que obliga su interpretación, etc. En él se alude al antiguo baile de la gaita -ya mencionado-, un baile sin edad, porque su origen -y así lo relata el documento- se pierde en el tiempo. Un baile que, por su popularidad y arraigo, se convirtió en el mejor obsequio que la ciudad de Estella podía ofrecer al monarca de aquella época, en su visita a la ciudad.

Para llevar a buen fin la idea se contó con la dirección del gaitero estellés Demetrio Romano, hijo de Julián Romano, quien, asociado para este importante menester con D. Modesto Iribas, insigne médico estellés y amante de la tradición popular, reclutó a un buen número de jóvenes estelleses y los educó en la danza más antigua de la ciudad. De esta manera, quedó configurado el primer grupo de danzas conocido en Estella y, con toda probabilidad, uno de los más antiguos de Navarra.

¿Quién mejor para transmitir y dirigir el baile que el sucesor directo, el hijo del que fuera artífice de la trascripción a papel y adaptación definitiva de aquella música popular que se bailaba en las eras de Estella, desde tiempos remotos?

Para dar más crédito, si cabe, al testimonio que alude a su antigüedad, cabría señalar que ninguna de las piezas con las que, habitualmente, se amenizaba en los bailes de finales del XIX y principios del XX -polcas, mazurcas, chotis, etc. - aparecen como pertenecientes a la danza. Sí hay una referencia a una jota que, por estar en uso, por estar en boga durante este tiempo, se permite su supresión.

 

La estructura del antiguo Baile de la Gaita que se especifica en el documento alusivo a ella, de 1903, es como sigue:

  1. Cadena
  2. Jota (está en uso y para abreviar se suprime)
  3. Fandango
  4. Boleras
  5. Corrida

A diferencia del actual 'Baile de la Era de Estella', esta primera suite contaba con cinco piezas. No existe referencia alguna al vals ni al pasacalles de inicio, sin embargo, no pasarán muchos años hasta que nos encontremos con las primeras partituras que transcriben el 'Baile de la Era de Estella', tal y como el músico y gaitero Anselmo Elizaga, pareja musical de Demetrio Romano, las recogiera.

En esta ocasión, el gaitero Elizaga, quizá para dar mayor brillantez a la danza, aumentó la estructura coreográfica de la misma, añadiendo un tema -un vals-que, como vemos, enriquece, en gran medida el carácter multirrítmico del baile; incluye una Introducción a la Cadena; ofrece una clara explicación sobre la tonalidad en la que debe ser interpretada la Jota y, por último, cambia, definitivamente, el orden de ejecución de las danzas.

Con esta reestructuración del 'Baile de las Eras' podemos comprobar cómo su figura se va aproximando, inexorablemente, a la que, en la actualidad interpretamos.

 

"Comite Pro-Baile de la Era"

Tuvieron que pasar algunos años de sequía cultural, años duros y áridos en todos los aspectos para la sociedad estellesa, hasta que en 1933, algunos estelleses preocupados por el abandono del tema, y con los Gaiteros Elizaga como cabezas visibles y promotores de la idea, se creara un 'Comité Pro-Baile de la Era'.

Es extraordinario comprobar cómo una danza es, por si sola, capaz de aunar voluntades y conformar un Comité para su recuperación. La misión de este pequeño pero consistente grupo no era otra que la de volver a dar vida al baile que identificaba como ninguno el carácter del pueblo de Estella.

Así, con esta iniciativa, se logró que en la festividad de la Virgen del Puy, el día 25 de mayo del año 1933, se materializara y reestrenara la danza más popular de la Ciudad del Ega.

Desde este momento, el 'Baile de la Era de Estella' irá íntimamente ligado a los estellicas. Todas las vicisitudes que Estella padece, desde ese momento, formarán parte de la realidad futura del Baile: el vacío en tiempos de guerra, la persecución implacable para con el nacionalismo, la utilización que hace de la danza el propio régimen, a través de la Sección Femenina, etc.

Será el año 1944 quien ponga fin a tanto vaivén y tanto desarraigo cultural. Con la creación del Grupo Folclórico Municipal de Estella -primer grupo municipal de Navarra, según su fundador, D. Francisco Beruete-, las posibilidades de conservación y desarrollo del 'Baile de la Era de Estella' crecen.

 

De nuevo con los gaiteros Elizaga al frente y bajo la dirección del entonces secretario del propio Ayuntamiento de la ciudad, D. Francisco Beruete, nuestro 'Baile de la Era' tomará el rumbo adecuado y, hasta el día de hoy, no dejará de ser bailado en la ciudad, ya por los danzaris, ya por todos los estelleses.

El 'Baile de la Era de Estella' no ha dejado de ser danzado. Muchos han sido los gaiteros intérpretes desde el pasado siglo; muchos los danzaris estelleses que lo han materializado. Sin embargo, el logro del que todos nos sentimos orgullosos es el haber participado en su evolución para que, hoy en día, todos los estelleses lo sientan como propio y lo bailen en la plaza de la ciudad, todos los días de fiestas.

Hoy, la salud del 'Baile de la Era de Estella' es inmejorable. Con la herencia musical y coreográfica que, afortunadamente, hemos recuperado intacta, el grupo de danzas 'Ibai Ega' interpretamos el 'Baile de la Era' procurando ser absolutamente fieles a su tradicional interpretación, adaptándola, eso sí, a la forma contemporánea en que desde los años cuarenta del siglo pasado se estableció la danza.

 

LA COREOGRAFIA

El 'Baile de la Era de Estella' es una suite de danzas muy diferentes entre sí con personalidad propia cada una de ellas. La diversidad en su coreografía y en su música hacen que este baile estellés sea todo un espectáculo y un regalo para la vista y el oído.

La danza comienza con un vivo 'Pasacalles' con el que el grupo de danzaris entra en escena. Este elemento, superfluo en otra época en las que los mayordomos ordenaban el baile de manera más improvisada, es, hoy, imprescindible para el correcto desenvolvimiento en escena.

Continúa la 'Cadena', danza que constituye el pasaje más arcaico de la danza, en la que las parejas de danzaris, unidas mediante pañuelos, ejecutan un baile circular, un 'ingurutxo', realizando puentes de un elocuente valor ritual.

Sin perder el movimiento giratorio esta pieza enlaza con el 'Fandango', pieza brillante en ritmo y ejecución. Tras el ritmo endiablado del fandango nos aparece la quietud y la calma de la 'Canción' y del 'Vals', copla, ésta última, en la que los danzaris bailan de una forma 'sui generis' la fórmula del 'agarrao'.


La 'Jota Vieja', por fin, rompe el sentido circular de la suite, y sitúa a los danzaris en dos líneas rectas, enfrentadas, como en duelo de géneros. Supone esta danza un reto coreográfico para el danzari, por su extrema rapidez y exacta coordinación en los movimientos.

Con las 'Boleras', música eminentemente decimonónica, termina el cortejo entre danzaris, a tiempo vertiginoso.

La suite finaliza con un nuevo 'Pasacalles' o 'Corrida Final' de despedida que aumenta progresivamente en ritmo y algarabía.

La duración de este baile se aproxima a los catorce minutos y reúne todos los aditivos necesarios que requiere un gran espectáculo de danza, color y ritmo.

Grabación vídeo Baile de laEra, 01-03-2002
Baile de la Era, Virgen del Puy, 1980
Baile de la Era, Virgen del Puy, 1983
Baile de la Era, Txikis, 25-05-02